Alimentar el Humor

En la actualidad, podríamos describir la depresión y el estrés, como dos enfermedades del siglo XXI. Los ritmos frenéticos laborales, la falta de tiempo, los problemas económicos y una sociedad cada vez más exigente, provoca un desasosiego que puede afectarnos en nuestro estado de ánimo. ¿Puede ayudarnos la alimentación a mejorar nuestro buen humor?

En la actualidad, podríamos describir la depresión y el estrés, como dos enfermedades del siglo XXI. Los ritmos frenéticos laborales, la falta de tiempo, los problemas económicos y una sociedad cada vez más exigente, provoca un desasosiego que puede afectarnos en nuestro estado de ánimo.

¿Puede ayudarnos la alimentación a mejorar nuestro buen humor?

Comenzaré presentando a la serotonina. Este pequeño neurotransmisor contribuye a la regulación del sueño, del apetito y el humor. Todos los estudios confirman que un nivel alto de serotonina se asocia a una mejora del estado de ánimo.

La síntesis de serotonina se ve condicionada por el aminoácido triptófano. Por ello, basaremos nuestra alimentación en productos ricos en estas sustancias, además, de otras medidas que nos ayudarán a disminuir nuestro estrés y esbozar más sonrisas.

La evidencia científica indica que basar nuestra alimentación en frutas y verduras ricas en triptófano, como las judías blancas, el aguacate, las espinacas, los guisantes, el brócoli o el espárrago, nos dará una base para disminuir nuestro estrés. Su consumo en conjunto con ácidos grasos omega 3, cuya capacidad antiinflamatoria y ayuda en la síntesis de neuromoduladores del estado de ánimo, sería la unión perfecta para contribuir a mejorar nuestro humor.

Los ácidos grasos omega 3 podemos encontrarlos en alimentos de origen marino como sardinas, salmón, caballa o atún. Además, podemos obtenerlos de fuentes de origen vegetal como las semillas de lino, de chía, cáñamo o nueces.

Para completar una estrategia segura contra el mal humor, aumentaremos el consumo de alimentos ricos en triptófano, fuentes de omega 3 y evitaremos la ingesta de azúcares simples y grasas procesadas, las cuales aumentan las hormonas del estrés.

Una reducción de cafeína junto con la práctica deportiva, expuestos a la luz natural, serán unas medidas muy eficaces para alcanzar la relajación deseada.

La felicidad se puede trabajar y nuestra alimentación es la base para poder lograrlo.

Artículos relacionados

Patatas rellenas de crema de aguacate y pimienta rosa.
MÚSICA. Sonidos que marcan historias, envuelven momentos y dejan huella.🍃
Bizcocho de pistacho
AMISTAD. Personas que te quieren y respetan más allá de tu apariencia, tus gustos o debilidades. 🍃 .
Muffins champiñones
Como preparar la cena de forma divertida, diferente y como siempre, sencilla. Son unos muffins salados que aceptan todo tipo de relleno y están 👌 .
Foto el bosque
RESISTIR 🍃 . Sostenerse recio ante los embistes de la vida. Como resumir todo este tiempo en el que no que convivido mi día a día con vosotros.
Focaccia
RESISTIR 🍃 . Sostenerse recio ante los embistes de la vida.
Sushi plátano
DOMINGO DE NIÑOS. 🍃 Los días especiales se inhalan en cada respiración. Lo cotidiano queda envuelto por la magia, que la ilusión provoca en los más pequeños. Y no os voy a engañar, a mi todo esto me alimenta el alma.
Abrir chat
¿Hablamos?